Close

Venga tu reino

Un día se celebrará una fiesta increíble. ¿Estarás ahí?

Por Julia Harris

¿Quién no ha soñado con ser parte de la realeza? Imagínate casada con un rey, un rey joven, guapo, muy rico, amable y cariñoso.

Pues yo conozco a un rey que es mucho mejor que el que te acabas de imaginar. Es hermoso, mucho más rico que el hombre más rico del mundo; sumamente amoroso, amable, fuerte y listo para defenderte de cualquier adversidad. Pero esto no es todo, quiere que seas su reina, y no, no es un cuento de hadas.

Se trata de Jesucristo, quien quiere que seas su esposa, una figura que abarca a todos aquellos que han creído en Él como su Salvador y le han entregado su vida.

Un día en el futuro, se celebrarán las bodas del Cordero, una fiesta increíble con mucho gozo en el que la iglesia se casará con su Rey y vivirá eternamente a su lado en un lugar donde no habrá pecado, violencia, lágrimas ni dolor.

En el Padre nuestro se pide: «Venga tu reino». Si ya formas parte de la familia de Dios, pedirás esto con gozo, en espera de la llegada de tu Rey.

Pero si no, nunca podrás ver al Rey y estarás por toda la eternidad en un lugar de dolor, lejos de la presencia del Rey para siempre.

Aún hay tiempo. Cree en Jesucristo, recíbelo en tu vida y tendrás una vida eterna a su lado. Así podrás orar: «Señor, ¡ven ya!»

Foto por Abraham Macip