Close

Formando buenos hábitos

4 pasos para lograrlo

Por Pam Trujillo

Esa mañana, como siempre, me levanté temprano, fui al baño, abrí la pasta dental, coloqué un poco en mi cepillo y lavé mis dientes. Después regresé a mi cuarto para vestirme cuando escuché una voz:

―¡Pamela! Otra vez dejaste la pasta de dientes destapada. ¿Cuántas veces tengo que repetir que debes cerrarla?

Un hábito es algo que hacemos sin ni siquiera pensarlo; es nuestra conducta y al final se convierte en nuestro modo de vida.

Leer la Biblia, beber agua, hacer ejercicio, son hábitos buenos que podemos desarrollar en nuestra vida pero también existen malos hábitos. Pueden ser pequeños, como por ejemplo, no tender la cama o no guardar tu ropa. Sin embargo hay algunos que son destructivos, como las adicciones.

Se necesitan treinta días para crear un hábito, esto quiere decir que es un día a la vez. Un proceso que comienza con un pequeño paso.

Para tener buenas costumbres es mejor enfocarse en lo que queremos hacer y no en lo que deseamos dejar.

Cuatro pasos que me han ayudado son:

1. Anotar en una libreta el área a trabajar: salud, conductas o vida espiritual.

2. Orar y pedir ayuda a Dios para cambiar.

3. Colocar Post-its que contengan un recordatorio de lo que se desea lograr. Ahora en la pared de mi baño hay una nota para recordar que debo cerrar la pasta dental.

4. Pedirle ayuda a un amigo o familiar. El tener un sistema de apoyo siempre es útil.

Lo más importante en este proceso es ser pacientes, constantes y celebrar los pequeños logros diarios. De esa manera conseguiremos mejorar.

Foto: Marian Ramsey