Close

Empezar de nuevo

Foto por Armando Lomelí

¿Te has propuesto leer la Biblia cada año y no lo logras? Sigue estos cuatro consejos.

Por Karla Olivares

Leer no tiene porqué ser algo aburrido. La Palabra de Dios es el mejor recurso literario que existe con una cantidad increíble de géneros. ¿Quieres leer una novela? Lee Ruth. ¿Necesitas encontrar un propósito para tu vida? Lee Josué. ¿Estás enamorada? Lee Cantares. ¿Estás desesperanzada? Lee Juan.

Cada que comienza el año tenemos en nuestra mente una lista de propósitos. Como adolescente se me ocurren: obtener buenas calificaciones, viajar, tener más amigos, bajar de peso, entre otros. Todas estas ideas son válidas, sin embargo, sería increíble lograr un propósito del cual se pueda tener algún provecho.

Mi propósito este año es leer la Biblia completa. Es un deseo que tiene mi corazón y pido a Dios la sabiduría para lograrlo.

En años anteriores, el primero de enero he comenzado con Génesis 1:1, pero a la mitad del mes cambio de lectura y digo: “Mañana me pongo al corriente”.

Como no tenía el hábito me desesperaba y decía: “Mejor empiezo bien el próximo año”. ¡Ya no más! Dios ha trabajado conmigo para entender Lamentaciones 3.23 y me recuerda que cada día es una nueva oportunidad. No tengo que esperar al próximo año, ni mes o semana. Es hora de iniciar. ¿Le entras?

Aquí algunas recomendaciones para que cumplas tu propósito conmigo:

1. Únete a un club de lectura – Salmo 133:1

Leer con un grupo es sensacional. Realicen sesiones donde cada quien hable sobre lo que le gustó de la lectura y juntos compartan qué está diciendo Dios en sus vidas.

2. Leer con base en un plan de lectura ayuda mucho. Consulta recursos en tu iglesia o librería local.

3. Busca una versión que te guste – 2 Timoteo 3:16-17

En español hay muchas versiones, léelas, compáralas y escoge la que sea más clara para ti. Las Biblias de apuntes también son geniales, es posible anotar, subrayar o dibujar lo que el Señor está hablando en tu vida. Cuando estudies la Biblia será muy enriquecedor para ti.

4. Destina un horario y lugar – Salmo 105:4

Cuando leas la Biblia dispón de un tiempo y un lugar específico. Tu sillón favorito o el jardín son lugares ideales, teniendo un horario te ayudará a cumplir tu propósito y darle seriedad a tu estudio bíblico.

Y lo más importante: deja que el Señor te muestre su voluntad a través de la Palabra. ¡Disfruta tu lectura!

Tal vez también te interese leer:

Una decisión vital   (Ya otros nos han dado ejemplo de constancia)

Amor que hace bien    (El amor nos con otros es muy valioso)

Su amor me restauró   (¿Quién hace esto?)

Tal como soy    (Descubre lo valiosa que eres)

Somos únicas  (¿Sabías esto?)