Close

Dios, dame…

Los Israelitas tenían un Rey, pero durante toda la época de los jueces se rehusaron a reconocerlo

Por Erika Simone

¿Será que le pedimos a Dios cosas que ya tenemos?

La nación de Israel hizo esto con algo muy importante: el rey. El libro de los Jueces menciona con frecuencia que en aquellos días días no había rey en Israel (Jueces 17:6; 18:1; 19:1; 21:25) y me pregunto si esto refleja la perspectiva errónea de los Israelitas más que la realidad.

Claro, no tenían rey humano. Pero, Isaías 43:15 deja más que claro el deseo de Dios: “Yo soy el Señor, el Santo de ustedes, el Creador de Israel, su Rey”. Cuando los Israelitas acudieron con Samuel para exigirle un rey, Dios mismo dijo: “…es a mí a quien han desechado, para que no reine sobre ellos”. Los Israelitas tenían un Rey, pero durante toda la época de los jueces se rehusaron a reconocerlo.

Y me temo que nosotros hacemos lo mismo. Dios promete proveer lo que necesitamos conforme a sus riquezas en gloria. Cuando creemos que nos hace falta algo, ¿será que Dios ya lo proveyó? ¿Será que Él mismo ha suplido esta necesidad de manera sobrenatural? ¿Será que simplemente no lo vemos?

¡Qué triste que los Israelitas hayan perdido la oportunidad para ser la única nación con Rey verdaderamente divino! ¡Qué triste que su mirada haya estado tan limitada a lo terrenal! ¡Qué triste si cometiéramos el mismo error!

Foto por Armando Lomelí