Close

No nos metas en tentación

¿Por qué nos vence la tentación?

Por Julia Harris

«Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal».

¿Te acuerdas de la caricatura en la que hay un angelito negro y otro blanco arriba de una persona dándole consejos?

La mayoría de las veces, tú ¿a cuál de los dos le haces caso?

¡Qué difícil es hacer lo bueno!

¿Por qué la mayoría de las veces nos vence la tentación?

Porque somos pecadoras (Romanos 3:23).

La próxima ves que seas tentada a hacer lo malo, recuerda que no es necesario que cedas ante eso. Existe alguien que te puede ayudar.

Cada día pídele a Dios: «No permitas que ceda ante la tentación, sino rescátame del maligno».

Si aún no eres hija de Dios, estás del lado de Satanás.

El Señor Jesús lo derrotó en la cruz y ahora te invita a creer en Él para que seas hija del Padre celestial.

La vida lejos de Dios está caracterizada por el pecado; es una vida de tinieblas, pero Jesús es la luz del mundo. Busca la luz y deja las tinieblas.

Foto por Abraham Macip

Tal vez también te interese leer:

Nutre tu espíritu (parte 1)    (El cuerpo no es lo único que requiere nutrición)

Nutre tu espíritu (parte 2)   (Sigue indagando cómo nutrirte integralmente)

Padre nuestro    (Esta oración es un nutriente)

Santificado sea tu nombre    (Ser pura es posible)

Venga tu reino   (¿Ya perteneces a ese Reino?)

Hágase tu voluntad    (¿Anhelas que se haga Su voluntad?)

El pan nuestro    (¿Te concede Dios todo lo que pides?)

Perdona nuestras deudas    (¿Perdonas a los que te ofenden?)

Concluye el Padre nuestro     (Habla con tu Padre)