Close

Padre nuestro

Todas conocemos el Padre nuestro, pero es mucho más que una oración para repetir. Meditar en esta oración nos puede mostrar el camino hacia una vida increíble

Por Julia Harris

¿Has memorizado el Padre nuestro? Quizá lo relaciones con un rezo o una oración repetitiva sin sentido, pero ¡podemos aprender mucho de la oración que Jesús nos dejó como un modelo!

Empecemos con la primera frase: Padre nuestro que estás en los cielos”.

Sabemos que al orar nos dirigimos a Dios, el único Dios verdadero que está en los cielos. Pero, ¿por qué dijo el Señor Jesucristo que al orar dijéramos: “Padre nuestro”? ¿Padre de quiénes?

Padre de Jesús y Padre de aquel que está orando.

Una aclaración importante. Solo pueden orar al Padre aquellos que son sus hijos. Dios creó a todas las personas y todas son sus criaturas, pero solo aquellas que reconocen a Jesús como el Hijo de Dios serán hijos de Dios.

La Biblia en el evangelio de Juan 1:12 dice: “a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios”.

Te invito a creer en Jesús. Cree que cuando murió en la cruz lo hizo en tu lugar y al tercer día resucitó para darte vida nueva. Y también te invito a recibir a Jesús, esto se refiere al hecho de dejarlo entrar a tu vida y permitir que la controle.

Te aseguro que esto no es una carga sino una experiencia maravillosa, lo más seguro es que ya te has dado cuenta de que tu vida es difícil y parece salirse de control.

Ven a Jesucristo, podrás descansar en Él y estar en contacto directo con nuestro Padre que está en los cielos

Foto por Abraham Macip

Tal vez también te interese leer: