Close

El huerto urbano

Foto por Tere Guerrero

¿Quieres un proyecto de Año Nuevo? ¿Qué tal comenzar tu propio huerto?

Por Tere Guerrero

Gracias a la pandemia del Covid-19 comencé un proyecto que tenía en mente: mi pequeño huerto en el jardín. El encierro no me daba muchas oportunidades de recreación, así que opté por esta actividad que, con la paciencia y cuidados adecuados, da mucho fruto con el paso del tiempo. Me di a la tarea de conseguir la tierra, las herramientas necesarias y algunas macetas. 

Te invito a empezar tu propio huerto. No importa si el espacio del que dispones es reducido, unas cuantas macetas o jardineras son suficientes. Hoy día están disponibles incluso en forma vertical, puedes hacerlas o comprarlas. 

Para empezar, te recomiendo (si tienes el espacio) que hagas tu propia composta, que se compone de los desperdicios de frutas, verduras, hojas secas, pasto recién cortado, cascarones de huevo y, en menores cantidades, cartón o servilletas.

A mí me encanta la composta ya que, de las sobras de la comida, de lo que “no sirve”, surge vida, y hay nuevos comienzos. Es espectacular cuando remuevo la composta y me encuentro brotes de semillas ya germinadas, en forma de plántula. Con cariño y cuidado los traslado a macetas.

Esos pequeños brotes me recuerdan que en la vida hay segundas oportunidades. Aunque hoy te sientas desechada o inservible, en las manos de Dios eres de gran utilidad, y Él te prodigará los cuidados necesarios para que florezcas y des fruto. Él te remueve del lodo, para que permanezcas a su lado para siempre. 

Además, me asombro por la grandeza de la naturaleza, del ciclo de vida y de las plantas. Recientemente en mi mata de maracuyá encontré unos gusanos negros muy feos que se estaban comiendo las hojas, le llamé a la amiga que me había regalado la planta para pedir consejo.

“¿Cómo combato la plaga?” le pregunté preocupada, y me dijo: “No hagas nada, son orugas de mariposas monarca, y les gusta el sabor de esa planta”.

Ahora tengo en mi jardín un santuario pequeño de estas hermosas creaturas, y escogieron mi maracuyá para hacer su metamorfosis. Así que, disfruto día a día observarlas, y ahora vuelan por mi jardín algunas bellas mariposas monarca. 

Pronto se acerca la mejor temporada, la primavera. Te animo a comenzar este gran proyecto desde ahora, pues tienes un par de meses para obtener lo necesario.  Con amor y un poquito de tiempo verás ¡qué fascinante terapia ocupacional emprenderás este 2021! 

Hay infinidad de videos en YouTube y tutoriales en internet. Te animo a emprender esta bella meta. Tu recompensa serán hortalizas orgánicas sabrosas y nutritivas, y además tendrás un ahorro económico; verás que desprenderte un poco de tus dispositivos electrónicos,  para sumergirte en este mundo, será fantástico.

10 BENEFICIOS DE UN HUERTO URBANO

1.- Excelente pasatiempo

2.- Terapia ocupacional

3.- Ahorro de dinero

4.- Obtener hortalizas orgánicas

5.- Posibilidad de emprender un negocio

6.- Contacto con la naturaleza

7.- Desarrollo de paciencia y capacidad de observación

8.- Asombro con el ciclo de vida 

9.- Emprender un nuevo proyecto

10.- Alabar a tu Creador por la naturaleza

Tal vez también te interese leer: 

Osoji: limpiando adentro y afuera     (Limpieza integral)

La comida, la mejor medicina     (Descubre cómo tener equilibrio)

Nuestra relación con la comida    (El equilibrio es importante)

Haz tus propias bolsas de reúso    (Utiliza lo que tienes sabiamente)