Close

Bon Voyage! Capítulo 12

Aventura en Francia

Por Keila Ochoa

Mayo 26

Después del desayuno, David, Karla y Sam se maquillaron como mimos y el equipo partió al mercado sobre ruedas para repartir folletos. Karla examinó los puestos de fruta, verdura, flores y hasta ropa, tan parecidos a los de México.

—Yo nunca he visto algo así. Prefiero los centros comerciales —anunció Andrea. Sin embargo, le ganó la curiosidad y la diversidad de artículos alimentó su instinto de compradora, así que adquirió unas cuantas baratijas de recuerdo.

—¿Cómo te sientes, Karla?

—Mejor, gracias.

Andrea le dio una palmadita: —Me da gusto que vayamos hoy a Vichy. Moulins comienza a asfixiarme. Parece que ya conocemos cada rincón de la ciudad.

Al finalizar su participación, volvieron a casa de Sophie donde Karla se desmaquilló.

La fama de la madre de Sophie como una excelente cocinera había llegado a sus oídos desde principio de semana. Ella los agasajó con hamburguesas y una suculenta ensalada.

Karla comió de más. Su estómago le indicó que ya no le cabían más bocados, mas no logró frenarse.

Andrea, por su parte, miraba todo de lejos.

—¿No vas a comer? —le preguntó Karla.

—Ya comí una hamburguesa. Mis pantalones me dicen que estoy subiendo de peso.

Karla pensó que en ese caso, no debía usarlos tan ajustados.

—Pero ¡qué va! —sonrió Andrea—. Una hamburguesa vale más la pena. De vuelta a casa me pondré a dieta de verduras y clara de huevo. Ya me imagino el rostro enojado de mi padre si empiezo a engordar. «¿Quieres terminar como tu hermana?» —imitó con voz ronca.

Karla analizó la pequeña fiesta. Horacio y su esposa conversaban con los padres de Sophie y los Smith. Nelly y Andrea se pusieron a revisar unas revistas de moda en la sala, mientras que Sam y Óscar se concentraban en sus alimentos. A unos pasos de ella, Sophie, en un envidiable vestido corto, reía con David.

Cuando Tim anunció que Sophie los acompañaría a Vichy, Andrea se alegró.

—He leído que en Vichy hay excelentes boutiques. Sophie, tú me ayudarás a traducir.

Sophie asintió. Se despidieron de los padres de Sophie y se ubicaron en la camioneta. Andrea, Sophie y David se apropiaron del asiento trasero. Adelante se acomodaron Óscar, Nelly y Karla. Tim tomó el volante y Gaby el asiento del copiloto. Todos se alarmaron al notar que faltaba lugar. ¿Dónde meterían a Sam y a Horacio?

El misionero sugirió llevar su auto, un pequeño deportivo que emocionó a Sam y Karla notó la envidia en los ojos de David y Óscar.

¡Hombres! Solo pensaban en autos cuando la vida estaba llena de otras cosas. Tim señaló que el viaje duraría dos horas. A los veinte minutos, la mayoría ya roncaba.

* * *

Karla despertó justo cuando Tim comenzó a explicar que Vichy era una ciudad del departamento de Allier, cuya característica principal se concentraba en sus aguas termales.

Gaby decía que el mismo Napoleón se había bañado allí y que durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad había albergado al gobierno alemán.

En el centro había un bello parque al lado de los baños termales. Las calles principales mostraban las mejores tiendas de libros, ropa, joyería y música. Cerca del centro se ubicaba el templo donde se hospedarían. Este constaba de una cocina, dos cuartos con colchones y bolsas de dormir, dos baños y dos habitaciones grandes. En una de estas, se ubicaba un piano con sillas. La otra fungía de comedor.

Los chicos se pusieron ropa más ligera y veraniega, luego Horacio les entregó unos volantes que repartirían en el centro para invitar a las personas a una película llamada El refugio secreto, centrada en la Segunda Guerra Mundial. Sam les contó que se trataba de la historia de Corrie Ten Boom, una cristiana holandesa que había ayudado a muchos judíos.

—Terminó en un campo de concentración donde murió su hermana.

— ¡Qué triste! Creo que leí el libro. ¿Y qué tal tu viaje en ese hermoso auto?

—le preguntó Karla mientras salían a la calle.

—De lo mejor. Quería dormir un rato pero Horacio me entretuvo todo el trayecto con anécdotas que harían un buen libro de misiones.

Horacio les mostró los volantes de nuevo. Recalcó que el tema podría atraer a las personas, debido a la historia de Vichy con los nazis o tal vez porque no se cobraría la entrada. Pero se equivocó ya que los habitantes de la ciudad y los turistas se mostraron indiferentes a la propuesta.

Tim los dividió solo en dos grupos para no perderse, así que Karla terminó con Sophie, Sam y Andrea. Andrea se escondía para que no la vieran, Sophie extendía los papeles sin entusiasmo y Sam se deprimió, ya que la mayoría rompió los volantes en su propia cara.

Karla trató de no darle tanta importancia pero le entristecía encontrarse con muchachas hermosas y jóvenes apuestos que con compasión leían el contenido del folleto para luego encogerse de hombros.

¿Cómo competir con tiendas de renombre y centros de espectáculos bastante atractivos? En especial le atrajo uno que promocionaba una noche medieval. Recordó el castillo y sus sueños de volverse una damisela en apuros.

* * *

A las nueve de la noche ya habían dejado limpia la cocina y estaban listos para dormir. Sam y Nelly bebían café en una esquina, así que Karla terminó de acomodar los platos. Óscar se le acercó y bebió un poco más de café. Los Smith y Horacio dormirían en casa de unos conocidos, así que los siete se hallaban libres de presión y regaños.

Óscar le echó más azúcar a su café.

—¿Cómo les fue en la repartición?

—No tan bien como en Moulins. Casi nadie nos hizo caso.

—A nosotros tampoco. Creo que la gente aquí está más interesada en lo pasajero, como lo estaba yo. ¿Te he contado de cómo conocí a Cristo?

Karla dijo que no.

—Crecí en la ciudad, como ya te había dicho. Y me metí en malos pasos durante mucho tiempo, pero cuando conocí al Señor todo cambió. Sin embargo, en el pasado cometí errores. Entre ellos, bueno, yo fumaba marihuana, tomaba pastillas, me emborrachaba hasta perderme y tuve varias novias. Una de ellas resultó embarazada. Yo no lo supe porque ella se marchó. Fui a un campamento donde oí hablar de Jesús y Él transformó mi vida. Mis padres también creyeron, me apoyaron para estudiar en Sinaí y este año ha sido espectacular. Me encanta leer la Biblia y aprender. Pero, bueno, esto casi nadie lo sabe más que los profesores del Colegio y amigos cercanos. Tengo un hijito de un año.

Karla enmudeció. ¿Qué decirle?

—Su madre me deja visitarlo y mi oración ahora es que ella conozca a Cristo también. Tim dice que debo pedir que de algún modo volvamos a ser una familia, pero no quiero presionarla, aunque estoy más que dispuesto a rectificar mis errores.

—¿Y cómo se llama tu hijo?

—Sergio.

—Lindo nombre.

—Ora por mí, Karla. Sé que soy joven, pero quiero ser un buen padre. Cristo me ha cambiado. Estudiaré un año más en Sinaí y luego debo conseguir trabajo. Tú sabes, debo ser responsable.

—Ahora entiendo por qué no te he conocido novias en el Colegio —sonrió Karla.

—Cometí muchos errores en mis locuras de adolescente. Ya no más.

En eso, David se asomó a la cocina.

—Óscar, nos prometiste un poco de música.

Los dos se fueron a la sala. Óscar sacó la guitarra y Andrea, Sophie y Karla se acomodaron para escuchar al dúo. Tocaron y cantaron de todo. En muchas canciones se incluyeron Andrea y Sophie, pero Karla desconocía muchas melodías y no dominaba las letras en inglés, así que después de un rato se aburrió.

Se despidió pues ya pasaban de las once. Se acostó y observó el techo. Óscar tenía un hijo. Eso sí no se lo habría imaginado ni en mil años. Tardó mucho en dormirse.

Foto por Eduardo Roldán

Ninguna porción ni parte de esta obra se puede reproducir para fines de lucro

Todos los derechos reservados.

D.R. ©️ Keila Ochoa

Tal vez también te interese leer: 

¡Bon voyage! Capítulo 1   (Entérate de toda la historia)

¡Bon voyage! Capítulo 2    (Entérate de toda la historia)

¡Bon voyage! Capítulo 3    (Entérate de toda la historia)

¡Bon voyage! Capítulo 4    (Entérate de toda la historia)

¡Bon voyage! Capítulo 5    (Entérate de toda la historia)

¡Bon voyage! Capítulo 6    (Entérate de toda la historia)

¡Bon voyage! Capítulo 7   (Entérate de toda la historia)

¡Bon voyage! Capítulo 8    (Entérate de toda la historia)

¡Bon voyage! Capítulo 9    (Entérate de toda la historia)

¡Bon voyage! Capítulo 10    (Entérate de toda la historia)

¡Bon voyage! Capítulo 11    (Entérate de toda la historia)