Close

¿Quién hizo la linda estrella?

“¿Quién es este que pone en duda mi sabiduría con tanta ignorancia?”

Por Emma Luján

En física, existe un término llamado: el ajuste fino del universo. Esto significa que cierto número de parámetros deben tener un valor muy preciso para poder explicar un fenómeno. En otras palabras, para que exista vida en el universo ciertas constantes fundamentales deben estar en un rango muy estrecho de valores, de modo que si una fallara, incluso un poquito, la vida sería imposible.

Lo que los científicos tratan de explicar es que el universo en que vivimos es muy complejo y nos asombra vez tras vez. Por lo mismo, la pregunta lógica que viene a nuestra mente es: ¿cómo sucedió todo esto? ¿Cómo se han podido combinar tantos millones de gigantes y diminutos elementos, todos de manera perfecta para que entre otras cosas los seres humanos podamos vivir sobre este planeta?

En realidad, solo existen tres alternativas:

1.     El universo se formó por necesidad propia.

2.     El universo resultó de la casualidad.

3.     El universo es producto de un diseño.

Veamos la primera propuesta. Los científicos aún quieren descubrir la «teoría del todo» que explique el ajuste fino del universo. Mientras tanto, podríamos pensar que el universo es como una caja de Legos. Llegas a tu casa y la abres, arrojas todos los Legos al aire y todos caen al suelo en su justo lugar, ensamblados y perfectos, luciendo igual que el modelo de la caja. ¿Por qué? Por necesidad.

La segunda propuesta nos explica que, como en la lotería, en un gigante bombo habían billones y billones de pelotas blancas (y que no podían concebir la vida), y solo una pelota negra (nuestro universo donde puede existir la vida). Por lo tanto, ¡nos sacamos la lotería!

¿El problema? Cada día los científicos descubren más universos, más estrellas, más maravillas celestiales, y todas ellas están perfectamente sincronizadas con nosotros. Es decir, si una de ellas fallara, nosotros no existiríamos. Entonces ¿hay billones de pelotas blancas o solo una negra que aún no terminamos de conocer?

Finalmente, como Platón dijo, los hombres creen en Dios por el argumento de la existencia del alma y por el «orden y el movimiento de la estrellas, y de todas las cosas bajo el dominio de una Mente que ordenó el universo». Platón decía que debía existir un Creador y Padre de todo, el Rey que ordenó el caos en el cosmos racional que hoy observamos. Este argumento es conocido como «diseño inteligente».

Tres propuestas y un increíble universo, uno en el que, por ejemplo, hay cuatro interacciones fundamentales: la fuerza gravitacional, la fuerza fuerte, la fuerza electromagnética y la fuerza débil. Si una fuera proporcionalmente diferente, habría producido fenómenos incompatibles con la vida.

Puedes encontrar más explicaciones en la red, desde un diseño extraterrestre hasta que el mismo universo «seleccionó» lo que le convenía para poder existir. Aun así, lo que tú respondas a la pregunta del título de este artículo es importante. Definirá tu nivel de asombro ante la creación y tu respuesta a ello.

Por ejemplo, si crees que el universo se hizo a sí mismo, quizá llegues a la conclusión de que no importa lo que hagamos con él. Si crees que nos sacamos la lotería, entonces siempre existirá la posibilidad de que nuestra suerte se acabe. Si hay un Creador, entonces tenemos una responsabilidad. ¿Cómo respondemos a eso?

Yo, como Job el de la Biblia, creo en que Dios ha hecho todo esto posible, y hago eco de sus palabras: «Sé que todo lo puedes, y que nadie puede detenerte. Tú preguntaste: “¿Quién es este que pone en duda mi sabiduría con tanta ignorancia?”. Soy yo y hablaba de cosas sobre las que no sabía nada, cosas demasiado maravillosas para mí» (capítulo 42, versos 2 y 3).

Entonces, ¿quién hizo la linda estrella?

Foto por Luis Caballero