Close

Un león, una bruja, un ropero y cuatro niños

La llegada de los niños a Narnia es parte del cumplimiento de una profecía de liberación para el país

Por Sally Isáis

Nadie le cree a Lucy. Sus hermanos se burlan e insisten que está mintiendo. Cuando Edmundo —el único que sabe la verdad— también lo niega, ella se entristece. Sin embargo, Lucy no miente ¿por qué ha de hacerlo ahora?

Pero… un día los cuatro hermanos entran por accidente, a través del ropero de la vieja mansión, al fantástico mundo de Narnia y comprueban que Lucy decía la verdad.

Engaño, malicia, intriga, bondad, fe, sacrificio, valentía y un largo invierno que nunca llega a Navidad, llenan las páginas de las Crónicas de Narnia, siete libros de fantasía del gran escritor inglés C.S. Lewis, que han entretenido a muchas personas desde que fueron publicados a mediados del siglo pasado.

Nacido en Irlanda en 1898, Clive Staples Lewis estudió en Oxford, Inglaterra. Fue miembro del consejo y profesor de Literatura Medieval y Renacentista en Magdalen College de 1952 a 1954 y después en Cambridge.

Siendo un ateo convencido, un buen día decidió investigar las religiones. Su estudio exhaustivo lo llevó a la certeza de que el cristianismo era la verdad. Él lo describe así: “Hacia la fiesta de la trinidad en 1919, dejé de resistirme y admití que Dios era Dios… quizás el menos entusiasta y el más reacio converso de toda Inglaterra”.

Bajo el título “Tierra de Sombras”, su libro Una pena en observación, fue llevado a la pantalla grande en los años 90. Con la magistral actuación de Anthony Hopkins y Debra Winger, describe el dolor que Lewis sufrió por la enfermedad y muerte de su esposa Joy.

CS Lewis, reconocido internacionalmente, escribió numerosos libros, ensayos, trabajos de crítica literaria y cartas, todos ellos excelentes. Sus obras han sido recopiladas y publicadas en muchos idiomas y millones de personas las han leído.

Entre sus libros más famosos se encuentran: Cristianismo Básico, una excelente obra de apologética cristiana; Cartas del diablo a su sobrino, que muestra desde el punto de vista de un diablo de experiencia, cómo hacer caer y desanimar a un nuevo cristiano; La Trilogía Cósmica y las Crónicas de Narnia.

El 9 de diciembre de 2005, el primer libro de las Crónicas de Narnia: El León, la bruja y el ropero debutó en los cines del mundo. Producido por el mismo equipo detrás de la exitosa trilogía de JRR Tolkien: El Señor de los anillos, fue un éxito de taquilla. Tolkien y CS Lewis eran grandes amigos que compartían la misma pasión por escribir fantasías que incluían muchas verdades de la vida cristiana.

En la tierra de Narnia los faunos hablan, hay criaturas fantásticas y por temor a que los conviertan en estatua nadie se atreve a desobedecer a la Bruja Blanca. Nunca llega la Navidad y siempre hace frío porque ella impide que llegue la primavera. Aslan, el gran león y el legítimo rey de Narnia parece estar ausente, pero nadie ha olvidado los viejos versos que dicen:

“El mal se trocará en bien, cuando Aslan aparezca
Ante el sonido de su rugido, las penas desaparecerán
Cuando descubra sus dientes, el invierno encontrará su muerte
Y cuando agite su melena, tendremos nuevamente primavera”.

El efecto que tiene sobre los cuatro hermanos escuchar por primera vez el nombre de Aslan es muy revelador tanto de quién es el gran León, como del corazón de cada uno de ellos:

“Edmundo tuvo una sensación de misterioso horror. Pedro se sintió de pronto valiente y aventurero. Susana creyó que alrededor de ella flotaba un aroma delicioso, a la vez que escuchaba algunos acordes musicales bellísimos. Lucía experimentó un sentimiento como el que se tiene al despertar una mañana y darse cuenta de que ese día comienzan las vacaciones o el verano”.

La llegada de los niños a Narnia es parte del cumplimiento de una profecía de liberación para el país y pronto conocen a Aslan y se unen a él en la lucha por salvar a Narnia de las garras de la bruja blanca. Esta saga nos ofrece una gran oportunidad para compartir con otros las verdades del Evangelio.

La trama de las Crónicas de Narnia, lleva entretejida de manera extraordinaria estos y otros temas: La redención, la lucha entre el bien y el mal, el perdón, la valentía, el ser fiel a nuestras convicciones, el reconocer nuestras debilidades y seguir adelante a pesar del dolor, los engaños del enemigo para hacernos caer en sus redes y las armas que tenemos para luchar contra él.

Aunque Aslan es una figura de Cristo, no olvidemos que esto es una fantasía y no pretende contar la historia bíblica. Sin embargo, nos ofrece en charola de plata una ocasión para hablar con nuestra familia y amistades acerca de los valores bíblicos y la verdadera historia de la redención de la humanidad a través de Jesucristo.

Pintura de Brenda García Blumenkron