Close

Mi amiga tiene un desorden alimenticio

5 claves que debes considerar

Por Hadassa Frías

Tú y yo hemos crecido en una época en la cual tenemos un acceso extremadamente fácil a las redes sociales de las celebridades e “influencers” del momento. La gran mayoría de ellas, presentan imágenes de cuerpos irreales, inhumanamente perfectos.

Puede ser que para ti o para mí, esas fotos y videos nos hagan sentir un poco mal ya que deseamos ser como ellas, pero no pasa de ahí; le damos “me gusta” a la foto y seguimos nuestro día como si nada. Pero es muy posible que para una o varias de tus amigas, esto no sea así.

Todas esas mentiras con las que el mundo nos bombardea constantemente pueden ser una completa agonía para ellas. Y esta agonía es tan grande, que las lleva a dejar su salud y bienestar de lado, para poder llenar las inalcanzables expectativas de los medios y así, falsamente, por fin ser valiosas y dignas de ser amadas.

Ayudar a alguien que amas a sobrellevar algo tan complejo como esto, jamás será fácil, pero hay varias cosas prácticas que puedes hacer para ayudarla:

1.   Primero que nada, ora. Lo sé, lo sé, esto lo has escuchado docenas, si no es que cientos de veces, pero si es algo que todas las personas sabias en tu vida dicen, debe tener algo de cierto, ¿no? Ni tú, ni tu amiga, ni nadie tiene la capacidad de vencer una adicción. Solo Jesús puede hacerlo. Así que, ora, por ella, y por ti, para que Dios te dé la sabiduría y el amor para poder ayudar a tu amiga.

2.   Toda adicción empieza con un propósito en mente, llenar ese vacío gigantesco que todas tenemos dentro. Ese profundo clamor que anhela el saberse amada y valiosa. Así que, prepárate para aprovechar cada oportunidad que tengas para predicarle el Evangelio. Sea cristiana o no. Todas necesitamos recordar el enorme amor de Dios hacia nosotras, y de Su suficiencia para llenar todas nuestras necesidades.

3.   Escucha. Muchas veces, una de las cosas que más anhela tu amiga, es saber que alguien realmente la escucha y está consciente de la magnitud del dolor y lucha que pelea. Pero tampoco te quedes ahí, escucha con atención para después poder contrarrestar todas las mentiras que ella está creyendo con la verdad de Dios. Verdades como:

a. No estás sola en esto. Yo estoy contigo y Jesús también: “No le tengas miedo a la gente, porque estaré contigo y te protegeré. ¡Yo, el Señor, he hablado!”(Jeremías 1:8)

b. Tu enfermedad no te define, en Cristo, puedes vencerla, para siempre. “En aquel día venidero, ningún arma que te ataque triunfará. Silenciarás cuanta voz se levante para acusarte. Estos beneficios los disfrutan los siervos del Señor; yo seré quien los reivindique. ¡Yo, el Señor, he hablado!” (Isaías 54:17).

c. No estás loca, solo buscando algo que ya puedes tener en Dios. “Pues el Señor tu Dios vive en medio de ti. Él es un poderoso salvador. Se deleitará en ti con alegría. Con su amor calmará todos tus temores. Se gozará por ti con cantos de alegría». (Sofonías 3:17).

d. El resto de tu vida no está determinado por este momento. Al rendir tu vida a Dios, Él la renueva por completo.

4.   Disponte a caminar con ella en su día a día rumbo a la recuperación. Come y ejercítate sanamente y anímala a hacer lo mismo. Todo reto es más fácil si lo haces acompañada.

5.   No pretendas ser perfecta. Hazte vulnerable también y deja que vea las áreas con las que tú misma batallas. Eso la hará darse cuenta de que no es la única que tiene luchas y que está en un espacio seguro en donde puede abrirse.

Estos son solo unos pocos tips prácticos que puedes ocupar para ayudar a tu amiga en este tiempo difícil. No va a ser un camino fácil ni corto, pero lo más importante es comprometerte a caminar con ella. Hazlo directamente, y también “tras bambalinas” al orar cada vez que te acuerdes. Pasa tanto tiempo construyendo tu relación con Dios como puedas; deja que Su amor te sature y después, ¡ama!

Fuentes:

Una carta abierta a mis amigos que luchan contra los trastornos alimentarios

4 maneras de ayudar a un amigo cristiano con un trastorno alimentario

Foto: Brenda García B.